Remedios caseros para la hepatitis

La hepatitis consiste en una enfermedad que principalmente afecta el hígado y se transmite por distintas vías. Los remedios caseros para la hepatitis Actualmente existen numerosos tratamientos naturales que contribuyen al mejoramiento de dicha patología. Por ello, a las personas les conviene conocer los remedios.

Remedios caseros para La Hepatitis en niños

Diversos remedios que combaten la hepatitis que se presentan en los niños son fáciles de preparar.

Es posible usar las hojas del olivo como agentes anti fúngicos de gran potencia debidos a sus numerosas propiedades. Preparar una infusión con 40g de frescas hojas machacadas con 1L de agua toma poco tiempo.

De esa infusión se puede les puede dar a ingerir diariamente tres tazas a los niños. Por otro lado está la remolacha, que contribuye a la regeneración celular en el hígado.

Combinar la remolacha con el jugo extraído de dos limones es una buena opción a pesar de su sabor. La responsabilidad es de los padres, quienes tienen que asegurarse de prepararles y darles los remedios.

La hepatitis en adultos

La variedad de remedios caseros para la hepatitis que se presenta en adultos es mucho más amplia.

La cúrcuma, esa especie popular en India, puede prepararse como infusión beneficiosa para contrarrestar la hepatitis. El proceso de preparación incluye 4 chucharas del polvo por 1L de agua.

Esta bebida mejora el funcionamiento del hígado, lo desintoxica e incrementa la producción provechosa de ácidos biliares. Otro de los desintoxicantes del hígado es la levadura de la cerveza mezclada con leche descremada.

Este ingrediente funciona como un natural antiinflamatorio. Tomar una infusión hecha con dientes de león también resulta útil porque contienen potasio.

Remedios caseros para la hepatitis A

La alcachofa es un ingrediente natural que compone un importante remedio casero en contra de la hepatitis A. Eso se debe a que evita la perjudicial absorción de azúcares y grasas.

Por esa razón, la alcachofa se recomienda en caso de que una persona padezca cirrosis, hígado graso o hepatitis. Comer alcachofa diariamente y tomar el agua con la que se cocinó resulta bueno.

Por otro lado está el ligustro, un antiinflamatorio y restaurador que se consume mediante bayas de sabor amargo y dulce. En caso de que la persona desee preparar una infusión con ligustro, se usa media cucharada de bayas aplastadas.

Remedios caseros para la hepatitis B

El Phyllanthus, mejor conocido como quiebra piedra o chanca piedra, es recomendado para quienes sufren hepatitis B. Esta hierba trata los distintos síntomas que caracterizan a la hepatitis y puede ser preparada en una infusión.

Claro está, no se debe pasar por alto lo beneficioso que sigue siendo un tratamiento médico supervisado por un especialista.

Consumir unos 200mg de este extracto que carece de alcohol incide en la curación y la reconstrucción provechosa del hígado. Por ello, este extracto también se emplea para contrarrestar el efecto de otras enfermedades hepáticas.

Remedios caseros para la hepatitis C

La raíz de regaliz consiste en un ingrediente principal de los remedios caseros para la hepatitis C. El proceso de preparación de una infusión con regaliz debe tener 25g de raíz en 1L de agua caliente.

Se debe limitar el consumo a solo 1 taza y, luego de un mes, se para el consumo por completo.

De hecho, esta bebida natural no se les recomienda a aquellas personas que padecen de hipertensión, insuficiencia renal o cardíaca. Sin duda, resulta beneficioso conocer varios de los remedios caseros para la hepatitis que existen.

De esa manera, los individuos les pueden sacar el máximo provecho para cuidar mejor su salud hepática.

Actualmente existen numerosos tratamientos naturales que contribuyen al mejoramiento de dicha patología. Por ello, a las personas les conviene conocer los remedios.

Remedios caseros para la hepatitis en niños

Diversos remedios que combaten la hepatitis que se presentan en los niños son fáciles de preparar.

Es posible usar las hojas del olivo como agentes anti fúngicos de gran potencia debidos a sus numerosas propiedades. Preparar una infusión con 40g de frescas hojas machacadas con 1L de agua toma poco tiempo.

De esa infusión se puede les puede dar a ingerir diariamente tres tazas a los niños. Por otro lado está la remolacha, que contribuye a la regeneración celular en el hígado. Combinar la remolacha con el jugo extraído de dos limones es una buena opción a pesar de su sabor. La responsabilidad es de los padres, quienes tienen que asegurarse de prepararles y darles los remedios.

Remedios caseros para la hepatitis en adultos

La variedad de remedios caseros para la hepatitis que se presenta en adultos es mucho más amplia.

La cúrcuma, esa especie popular en India, puede prepararse como infusión beneficiosa para contrarrestar la hepatitis. El proceso de preparación incluye 4 chucharas del polvo por 1L de agua.

Esta bebida mejora el funcionamiento del hígado, lo desintoxica e incrementa la producción provechosa de ácidos biliares.

Otro de los desintoxicantes del hígado es la levadura de la cerveza mezclada con leche descremada.

Este ingrediente funciona como un natural antiinflamatorio. Tomar una infusión hecha con dientes de león también resulta útil porque contienen potasio.

Remedios caseros para la hepatitis A

La alcachofa es un ingrediente natural que compone un importante remedio casero en contra de la hepatitis A. Eso se debe a que evita la perjudicial absorción de azúcares y grasas.

Por esa razón, la alcachofa se recomienda en caso de que una persona padezca cirrosis, hígado graso o hepatitis. Comer alcachofa diariamente y tomar el agua con la que se cocinó resulta bueno.

Por otro lado está el ligustro, un antiinflamatorio y restaurador que se consume mediante bayas de sabor amargo y dulce. En caso de que la persona desee preparar una infusión con ligustro, se usa media cucharada de bayas aplastadas.

Remedios caseros para la hepatitis B

El Phyllanthus, mejor conocido como quiebra piedra o chanca piedra, es recomendado para quienes sufren hepatitis B.

Esta hierba trata los distintos síntomas que caracterizan a la hepatitis y puede ser preparada en una infusión.

Por otra parte, los extractos del cardo mariano, conocido como silimarina, son potentes para tratar la hepatitis.

Consumir unos 200mg de este extracto que carece de alcohol incide en la curación y la reconstrucción provechosa del hígado.

Remedios casero para La hepatitis C

La raíz de regaliz consiste en un ingrediente principal de los remedios caseros para la hepatitis C. El proceso de preparación de una infusión con regaliz debe tener 25g de raíz en 1L de agua caliente.

Se debe limitar el consumo a solo 1 taza y, luego de un mes, se para el consumo por completo.

De hecho, esta bebida natural no se les recomienda a aquellas personas que padecen de hipertensión, insuficiencia renal o cardíaca.

Sin duda, resulta beneficioso conocer varios de los remedios caseros para la hepatitis que existen. De esa manera, los individuos les pueden sacar el máximo provecho para cuidar mejor su salud hepática.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.